miércoles, 25 de febrero de 2009

BIDEA HELBURU, ABRIENDO CAMINOS DE NOVIOLENCIA EN EL PAÍS VASCO


Como creo que es bueno que nos vayamos conociendo los que transitamos por sendas parecidas, aquí os coloco la carta de presentación de esta asociación vasca.

El grupo de trabajo Bidea Helburu es parte del Gipuzkoako Eragozpen Taldea. Las y los miembros de este grupo somos miembros de diversos colectivos: antimilitaristas, ecologistas, grupos que defienden el derecho de autodeterminación de Euskal Herria, grupos que impulsan la resolución del conflicto vasco... El objetivo que nos une es impulsar la Noviolencia Activa, lograr que sea asumida como una herramienta útil y efectiva de transformación de la sociedad.

Hasta ahora la labor principal de Bidea Helburu, grupo de trabajo integrado en el Gipuzkoako Eragozpen Taldea, ha sido la organización de las Jornadas de Noviolencia Activa.
Con esta iniciativa, queremos colocar a la noviolencia como punto de vista crítico capaz de interpretar los conflictos que ocupan la vida política y social de nuestros días: en las Jornadas charlamos y discutimos sobre aspectos prácticos y teóricos con el fin de visualizar las potencialidades de los valores de la Noviolencia Activa.

La desobediencia civil, la resolución o transformación de los conflictos, las alternativas a la guerra... son temas de actualidad y una parte de la población mantiene expectativas sobre la transformación social mediante el empleo de los valores de la noviolencia.... Creemos que estas expectativas precisan quizás avanzar en la definición de conceptos prácticos para poder visualizar sus capacidades.

Nuestros objetivos son la concreción de una alternativa noviolenta en cuanto a métodos de hacer política en nuestro pueblo, junto a la búsqueda de caminos pacíficos que puedan dar cabida a reivindicaciones asumidas por sectores del mismo. Se nos suele achacar a los defensores de la noviolencia activa el no dar alternativas o propuestas válidas a una situación permanente de conflicto violento. Tanto los anteriores encuentros, como los presentes, buscan crear las condiciones para encontrar dichas alternativas respetuosas con los derechos humanos. Perseguimos con las jornadas dar conocimiento de lo que se hace en este campo y de mostrar referencias prácticas que puedan servir de ejemplo en nuestra situación concreta.

Con el objetivo de integrar puntos de vista internos y externos, en todas las Jornadas intentamos combinar la presencia de colectivos y personas del ámbito vasco con experiencias internacionales. Hemos publicado los contenidos de las JOrnadas en varios libros-resumen y es posible accedr a ellas en nuestra web:

2002 Textos e intervenciones de Pepe Beunza, Paul Nicholson, Dolores Romano, Andreas Krakenberger, Francesc Riera, Victoria Moreno, Mabel Cañada, Jon Sarasua, Jonan Fernandez, Ali Urrusolo, Jean Marie Muller...

2003 Textos e intervenciones de Gasteizkoak, New Profile, Brigadistas en Palestina e Iraq ,Oier Gorosabel, Mario Zubiaga, Gorka Torre, Carlos Martín Beristain...

2004 Textos e intervenciones de Antonio Casado da Rocha, Montserrat Galceran, Elena Grau, Javier Sadaba, Jose Maria Setien, Gorka Torre, Javier Isasi...

2005 intervenciones de Arcadi Oliveres, Javier de Lucas, Perico Oliver, César Manzanos, Rafa Sainz de Rozas, Antonio Escalante, Carmen Valle Simón, Francesco Salvini, Amador Fernández-Savater, Hibai Arbide

Creemos que en este listado es posible percibir la variedad de ponentes y la actualidad de los temas tratados.

El libro de 2006 se repartirá en las Jornadas de este año, pero es posible aceder a un resumen de los actos del año pasado.

Actualmente estamos preparando las 6. Jornadas sobre Noviolencia Activa y colaboramos con la iniciativa Batzart!, Abramos camino a la paz y con otras dinámicas que contribuyan a que la ciudadanía tenga un cauce de expresión ante los conflictos.
Leer Más (si no se amplia, pincha en el título de la entrada)...

domingo, 8 de febrero de 2009

El decrecimiento como forma de vida sostenible


Ecologistas en Acción.

La humanidad vive un momento histórico de transformaciones graves y cada vez más aceleradas. Ecologistas en Acción recuerda que el cambio climático avanza sin que las innumerables reuniones desemboquen en una reducción de las emisiones; la biodiversidad disminuye a un ritmo escalofriante; los recursos se agotan, con especial mención a los combustibles fósiles; el acceso al agua cada vez se complica más; y además, esta crisis ambiental se da en unas circunstancias de desigualdad social cada más polarizada. La crisis es, por tanto, ecológica, pero también política, económica, cultural y social.

Desde el punto de vista de la organización ecologista, los avances en la concienciación ambiental y en las políticas puestas en práctica son tímidos y escasos. Seguimos sin afrontar el elemento central de la crítica ecologista: el conflicto básico entre un planeta Tierra, con recursos limitados y finitos, y un sistema socioeconómico en expansión continua, impulsado por la dinámica de la acumulación del capital.

Hemos rebasado los límites que el planeta impone. Se calcula que “nos corresponden” alrededor 1,8 hectáreas de terrenos productivos por persona. Pues bien, la media de consumo mundial supera las 2,2 hectáreas y este consumo no es homogéneo. Mientras que en muchos países del Sur no se llega a las 0,9, un ciudadano de Estados Unidos consume en promedio 8,6 y un europeo medio unas 5 hectáreas.

El crecimiento económico, basado en un uso creciente de recursos y en una ingente generación de residuos, no es entonces algo que se deba celebrar. Además, este crecimiento no se relaciona necesariamente con el bienestar. La guerra o la enfermedad, por ejemplo, son importantes negocios que crean crecimiento monetario.

El decrecimiento plantea una disminución del gasto global de energía y materiales. Para Ecologistas en Acción, el decrecimiento no es una opción, es una necesidad que impone un planeta con recursos limitados, en el que ya se evidencian los efectos de la superación de esos límites. Obviamente, quien puede decrecer es quien gasta de forma mayoritaria los recursos y genera los residuos, es decir, los países más enriquecidos.

Hasta ahora, la mayor parte de las soluciones puestas en marcha para evitar los límites físicos que existen para continuar la espiral del crecimiento se han basado fundamentalmente en la tecnología y la ecoeficiencia. Sin embargo, para la organización ecologista, siendo ambas necesarias, no son suficientes. Los ejemplos de aumentos de gasto de materia y energía asociados a la mejora de la eficiencia y al progreso tecnológico son numerosos: medios de transporte más modernos y eficientes permiten el incremento de las distancias que se recorren; el desarrollo de la electrónica crea un miles de nuevos productos que se consumen en masa; el ahorro en combustible de coches que consumen menos queda anulado ante el aumento de la cantidad de coches...

Por tanto, para Ecologistas en Acción, a la ecoeficiencia le tenemos que añadir la reducción. A esta necesidad, intenta buscar respuestas el decrecimiento. Su metas son: la sostenibilidad ambiental y la justicia social y requiere respuestas, no sólo técnicas, sino fundamentalmente políticas.

Para la Ecologistas en Acción, el reto del decrecimiento en los países enriquecidos es aprender a producir valor y felicidad, reduciendo progresivamente la utilización de materia y energía. Se trata de aprender a vivir mejor con menos.
Leer Más (si no se amplia, pincha en el título de la entrada)...