lunes, 24 de octubre de 2011

CONFERENCIA INTERNACIONAL CHURCH AND PEACE



La Conferencia Internacional de Church and Peace[1] (Iglesia y Paz) se ha celebrado del 19 al 22 de Mayo 2011, en la Comunidad del Arca de St Antoine (entre Grenoble y Valence-Francia) paralelamente al Encuentro Ecuménico Internacional por la Paz que se ha desarrollado en Kingston (Jamaica). Alrededor de 120 personas de 16 países han participado en ella.

St Antoine es una ciudad medieval pintoresca con una gran Abadía, en su origen era lugar de acogida y atención a enfermos y pobres. En la actualidad, el Arca de St Antoine alberga un centro de encuentros. En este momento, la comunidad acoge la FEVE (Formación y Experimentación para la Vida en Común), un programa de dos años de iniciación a la vida comunitaria que pone especial acento en la no violencia, la espiritualidad y la simplicidad de vida. Esta gran casa caracterizada por la simplicidad de vida
[1] Church and Peace es una red inter-confesional e internacional de comunidades, Iglesias y Organizaciones para que el testimonio de la paz sea una de las características esenciales de la Iglesia de Jesucristo. .(cada uno friega sus platos) está rodeada de maravillosos jardines cubiertos de flores, hortalizas ecológicas, frutales (incluso higos) y en segundo plano contempla una vista magnífica del parque natural de Vercors.
El encuentro comenzó con la Asamblea General, centrada en las relaciones regionales y una reflexión sobre el papel y la visión de Church and Peace en el futuro.
Tras el cierre de la Asamblea, se unieron al grupo otros participantes llegados de toda Europa. Después de una presentación del movimiento internacional del Arca por la responsable actual, Michèle Le Boeuf, se formaron pequeños grupos para empezar a conocerse. Intérpretes excelentes aseguraron la traducción en alemán, francés, inglés y serbio/croata/bosnio.
La intervención principal presentada por Bernard y Simone Dangeard, del Arca, se centró en la llamada del pueblo de Dios mencionada en el Antiguo Testamento y en el Evangelio de Marcos. Los ponentes subrayaron la importancia de dejarse impregnar por la palabra de Dios llevándola en el corazón y presentaron algunos textos claves a través de cantos, lo que complació profundamente a los asistentes.
La tesis central de la exposición fue que Dios estableció con su pueblo una alianza en la que todos los creyentes están integrados. Esta alianza no es un fin en sí misma: la vocación del pueblo es la de trasmitir la bendición de Dios al mundo. La pertinencia de este mensaje en el trabajo por la paz en el contexto de las comunidades y de los grupos de los que procedían los participantes fue debatida en pequeños grupos. Quienes subrayaron la importancia de un doble compromiso: hacia el interior (vida comunitaria, compartir el pan, reflexión teológica, silencio y plegaria) y hacia el exterior (fuera de nuestra zona de confort, en las calles y en las plazas, donde hay que salir a buscar a las personas necesitadas y resistir de manera permanente).
Escuchamos los relatos de varias vocaciones individuales. Un de ellos, que evocaba los años de guerra en Kosovo, suscitó la protesta de una participante serbia, que veía en este relato una condena hacia su pueblo, señal de que las heridas no han sanado todavía. El diálogo continuó en un plenario, con ponencias individuales dentro de un taller. Church and Peace tiene que extraer la enseñanza de esta experiencia y continuar con su reflexión, con los creyentes de esta región aún dividida, sobre el papel que debería jugar la red en la zona.
A través del diálogo en alemán y en francés entre Jean Lasserre, pastor, escritor y miembro del grupo francés del MIR (Movimiento Internacional de Reconciliación) y Dietrich Bonhoeffer, se demostró cómo es posible superar las diferencias. Este diálogo sirvió para exponer la forma en que los dos teólogos han abordado la cuestión de la violencia y de la guerra. La presentación corrió a cargo de Häselbarth, hijo de un soldado alemán asesinado a principios de la Segunda Guerra Mundial y por Christiane Lasserre, hija de Jean.
Con este diálogo se ilustró de forma inesperada y profundamente impresionante el poder de sanación de la reconciliación de los pueblos antaño enemigos.
Por su parte, los cuatro ejes centrales de Kingston fueron: Paz con la Tierra, Paz en los Mercados, Paz entre los Pueblos y Paz en la Comunidad, trabajados en forma de talleres llamados: reflexión teológica sobre la resistencia en Mamón y en Mars; diálogo interreligioso; reflexión y ejemplos sobre una economía solidaria; compartir la vida comunitaria en lo cotidiano; así como otros temas sobre las campañas contra las armas nucleares en Gran Bretaña y el Movimiento democrático en África del Norte y en Oriente Próximo.
El trabajo de la Conferencia estuvo alternado con espacios de oración y de celebración que reflejaban la diversidad ecuménica de los participantes. Cada tarde nos reuníamos alrededor del fuego para recitar la Oración del Fuego del Arca y los asistentes fueron invitados a un culto Cuáquero. El domingo, en señal de comunión con las Iglesias del mundo entero y en apoyo a la Asamblea de Kingston, plantamos dos viñas dentro de una ceremonia matutina que se celebró muy temprano. El encuentro terminó con una celebración ecuménica donde se recogió el mensaje de los temas abordados a lo largo de estos días, por medio del canto, la oración, el movimiento y la palabra. Marisa Johnson, secretaria general de la red Cuáquera Friends World Council for Consultation – Europe and Middle East- nos trajo el mensaje del tema: “Cristo es nuestra Paz”.
Ella nos describió la gran diversidad de posturas en el su seno de su Comunidad de Fe. Para ella, el denominador común entre las diversas tendencias es la Fe en la Gracia. “Lo que importa, afirmó, no es cómo expresemos nuestra Fe sino si hemos experimentado o no su poder más allá de cualquier otro poder que nos permita vislumbrar la posibilidad de una transformación…”
Amra Pandzo, miembro del grupo de animación de las conferencias internacionales de Europa, del Sudeste, no pudo asistir a la conferencia en Sant Antoine, pero envió un mensaje del que publicamos algún extracto:
Me llamo Amra Pandzo, soy musulmana y vivo en Bosnia-Herzégovina. Soy activista del trabajo por la paz desde hace quince años. Me siento muy triste de ver que el Islam está asociado a menudo con el terrorismo, la violencia y el mal. El estereotipo de musulmán terrorista está presente en todos los medios de comunicación occidentales. Lo que, desgraciadamente, contribuye a “etiquetar las civilizaciones”, y a la división del mundo según sus categorías artificiales y violentas.
Los acontecimientos recientes sobre la muerte de Bin Laden me lo han demostrado claramente. He recibido varios mensajes y cartas de cristianos que se excusaban del comportamiento de su pueblo. Estos mensajes están llenos de buenas intenciones pero confirman a mi entender la existencia de estas categorías. Como musulmana, me crea problemas que se me asocie a un hombre que se denominaba musulmán pero que a mis ojos no era más que un criminal. Me siento más cercana a los creyentes cristianos.
Hermanos y hermanas cristianas, os invito a resistir…..a la idea de que el mundo sea dividido en buenos y malos,….en Oriente y Occidente. Por mi parte, veo la luz y las estrellas de la Fe en el mundo entero. Os invito a vivir vuestra Fe plenamente sin creer en las etiquetas que se colocan a la gente y a descubrir cada persona que os encontréis.
Las tres letras árabes s,l,m forman el término Islam, que significa paz. La forma verbal de la palabra Islam quiere decir construir la paz, el saludo Salaam significa la paz sea contigo. Mi Fe me interpela a amar y a aceptar al otro……Ser musulmán es ser artesano de paz, traer la paz y no los conflictos ni la guerra…..Desgraciadamente la imagen del Islam en el mundo occidental es muy distinta de la realidad que viven muchos musulmanes. Los musulmanes con los que convivo no pueden imaginarse implicados en ningún tipo de relación con el terrorismo. Después de la guerra de 1992-1996 en Bosnia, que ha causado muchas víctimas entre los musulmanes, no ha habido ejemplos de venganza. No ha habido ningún ataque suicida o terrorista en mi país. Creo firmemente que la interpretación del Islam en Bosnia es pacífica y tolerante. Es por ello que somos activistas a nivel internacional para promover la idea de la construcción de la paz en el Islam.
“¡Oh gentes! Hemos creado hombre y de mujer y hemos hecho de vosotros naciones y tribus, para que entre vosotros os conozcáis”. (Corán, Al Hojourat 13)
Espero que esto pueda acercarme a vosotros. Os envío un mensaje de paz y amor……Todos podríamos vivir en paz y en la tolerancia si fuéramos verdaderamente creyentes. Os deseo una maravillosa conferencia.
Amra Pandzo, Sarajevo

Más información en la web de Church and Peace
Leer Más (si no se amplia, pincha en el título de la entrada)...